Un libro revela millonaria pérdida y deuda impagable de empresas estatales

Sin categoría

|

|

Sumando Voces

Sumando Voces

¿El modelo económico boliviano es justo y exitoso como afirma el presidente Luis Arce en su libro recientemente reeditado? Por pura casualidad, otro libro publicado también hace poco sale al paso a dar una repuesta con el siguiente titular: “Solo ruido, nada de nueces, análisis del modelo económico y productivo empresarial del proceso de cambio (2011-2022)”, escrito por el economista Julio Linares.

El libro de Linares revela que 17 empresas públicas creadas por el MAS provocaron una pérdida de 4 mil millones de bolivianos al Estado entre 2007 y 2022 y que recibieron 23 mil millones de bolivianos en calidad de préstamos que, en muchos casos, son impagables.

“Sumando y restando, estas empresas han hecho un daño económico al país de más de 4 mil millones de bolivianos, son 700 millones de dólares que han perdido con esas empresas”, dijo Linares en entrevista con Sumando Voces.

Esto se debe a que la instalación de las empresas no obedece a estudios de factibilidad, sino que “han sido abiertas por decisiones políticas”, como ocurrió con la empresa de Correos, que fue entregada a los Ponchos Rojos o con aquellas industrias que fueron instaladas donde no había insumos para la producción, como el ingenio San Buenaventura.

Pero, la pérdida no es el único dato relevante. Linares llegó a la conclusión de que a estas empresas se les ha prestado más de 23 mil millones de bolivianos “y hasta ahora no amortizan ni siquiera 3 mil millones de bolivianos, estamos hablando de que han devuelto al Estado la décima parte de lo que se les ha prestado”.

El economista considera que estas empresas “no tienen capacidad de cumplir sus deudas, ni siquiera sus ingresos pueden cubrir sus gastos operacionales, mano de obra, insumos”.

Y, “nos preocupa”, dice Linares, que la fuente de esos préstamos hayan sido las reservas internacionales que fueron cayendo desde los 15 mil millones de dólares en 2014, hasta los 3 mil millones de dólares en abril de este año. La gente percibe este descenso en la falta de dólares para sus transacciones cotidianas. Incluso hay empresas deudoras que ya no existen, como es el caso de la textilera Enatex.

Pero ¿cuáles son esas empresas y por qué solo se contabilizan 17? Las empresas que fueron parte del estudio son las siguientes:

  • Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos
  • Empresa Estatal de Transporte por Cable Mi Teleférico
  • Empresa Pública Quipus
  • Empresa Boliviana de Alimentos y Derivados
  • Agencia Boliviana Espacial
  • Empresa Azucarera San Buenaventura
  • Empresa Estatal Boliviana de Turismo
  • Empresa Pública Yacana
  • Empresa Estratégica Boliviana de Construcción y Conservación de Infraestructura
  • Empresa Pública Nacional Estratégica Cartones de Bolivia
  • Empresa Siderúrgica del Mutún
  • Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos
  • Empresa Pública Transporte Aéreo Militar
  • Empresa Pública Nacional Estratégica de Yacimientos del Litio Bolivianos
  • Empresa Servicios Aéreos Bolivianos
  • Empresa Editorial del Estado
  • BOA

Linares explica que las empresas estatales, en todos los niveles, incluyendo las departamentales y municipales, son 56, pero las del Gobierno son 33, con datos hasta el 2022.

El economista dice que de esas 33, para el análisis han sido retiradas las empresas extractivas, que han sido clasificadas en esa categoría por el mismo Ministerio de Economía, entre las que se encuentran YPFB, ENDE, Comibol, y otras. Y, han salido del estudio porque distorsionan la información puesto que YPFB concentra el 80% del presupuesto. De hecho, Linares explica que por ese motivo los informes sobre la operación de las empresas públicas hablan de grandes ingresos y grandes utilidades, lo que no corresponde a la mayoría.

A las extractivas se suman cinco empresas que quedaron fuera del análisis por falta información financiera. Estas son la fábrica de vidrios de Zudáñez, el complejo Buena Vista, Papelbol, la empresa azucarera Bermejo y la empresa pública de cementos. En consecuencia, las que se analizaron son 17.

Las empresas públicas, según una publicación del 2018 del mismo Linares, tenían 6 mil empleados en 2007 y fueron subiendo hasta que el 2018 eran 18 mil empleados que, pese a estar en situación de pérdida, percibían el beneficio del doble aguinaldo cuando el gobierno ordenaba pagar este bono.

“El Gobierno tiene que replantear (la existencia de las empresas estatales que trabajan a pérdida), solo le hacen daño a nuestra economía y si le están haciendo daño a nuestra economía es mejor cerrarlas porque estas pérdidas afectan cada vez más a nuestro déficit fiscal”, recomendó Linares.

Sobre el modelo “justo y exitoso”

El libro de Linares fue presentado en el marco de la Feria del Libro de La Paz, donde también se presentó la reedición del libro del presidente Arce titulado “Un modelo económico justo y exitoso”.

En la ocasión y ante un salón repleto de gente, Arce dijo que su libro está dando de qué hablar en el exterior porque “estamos diciéndole al planeta que no hay una sola manera de ver y resolver el problema económico de un país que es el neoliberalismo, sino, tenemos alternativas, y el modelo económico social comunitario productivo boliviano, como era el nombre original, o como lo ha bautizado nuestro amigo Valenzuela, un modelo justo y exitoso, demuestran que es posible hacer las cosas de otra manera, pero con resultados positivos para la población”.

Arce se refiere al intelectual y profesor mexicano José Valenzuela, quien es el autor del prólogo y llegó a La Paz para la presentación del libro.

El libro se ofrece en las librerías digitales como un análisis comparativo de las distintas políticas económicas que ha tenido el país desde 1985, hasta la instauración del modelo económico social comunitario productivo, “con las bases teóricas del modelo y los efectos en gran medida positivos que ha tenido”.

El modelo de Arce se basa en el uso y aprovechamiento de recursos naturales (hidrocarburos, minería y electricidad) para la generación de excedentes destinados a la redistribución en bonos y políticas sociales. El otro pilar es la industrialización para la sustitución de importaciones en diversos sectores, como la industria manufacturera, turismo, desarrollo agropecuario, vivienda, comercio, servicios y otros.

Linares replica al Presidente y dice que “ha habido un fracaso del modelo en el tema empresarial” porque las estatales no tienen excedente, salvo las que tradicionalmente entregaban aportes al Estado como son Entel, Ende y otras.

Según el modelo de Arce, las empresas estatales deberían sostener el pilar de la industrialización para la sustitución de importaciones, pero, según el estudio de Linares, están dando una millonaria pérdida al Estado y no están pudiendo devolver los préstamos que les hizo el Banco Central de Bolivia, por tanto, tampoco están cumpliendo con su rol de generar recursos para pagar bonos y otras políticas sociales, salvo las empresas extractivas.

Comparte:

Noticias

más leídas

Segundo informe: Veeduría Ciudadana detecta irregularidades en la habilitación de al menos ocho postulantes

Día del niño y la niña para reflexionar: El primer trimestre hubo 14 infanticidios, uno cada seis días

Rubén y Valentina, dos adolescentes que lideran la defensa de los derechos de la niñez

Cámara de Diputados recibe proyecto para que huérfanos de feminicidios tengan ingreso directo a universidades, bono y alimentación

Sector pesquero exige suspender minería ilegal en ríos amazónicos y frenar la contaminación con mercurio

FENTRAB conmemora su XII aniversario con una marcha y a la expectativa de un acercamiento con el Gobierno

Intentaron detener operativo del Sernap contra minería ilegal en Parque Cotapata

Tras trifulca, Cámara Baja aprobó tres préstamos internacionales; oposición denuncia a «traidores»