Testimonios: la agresión de un minero y un post de Facebook dieron origen al juicio contra dos guardaparques

Derechos Humanos

|

|

Mery Vaca

“A este gran puta le voy a enseñar” y “vamos a entrar por la fuerza y la presión”, son dos frases que, según el guardaparque Raúl Santa Cruz, fueron proferidas por el minero Ramiro Cuevas cuando trataba de ingresar al parque Madidi para explotar oro agrediendo a los defensores del área protegida. Según el testimonio del guardaparque ante la jueza, la primera frase fue pronunciada el 30 de marzo del año pasado y la otra hace cuatro años, cuando sucedió otra agresión parecida, también contra Santa Cruz.

Según la declaración, que se dio a conocer en la audiencia de juicio oral llevada a cabo este martes, Cuevas agredió a Santa Cruz el 30 de marzo del año pasado y, pese a eso, ahora el guardaparque es acusado de difamación y calumnia junto a su compañero Marcos Uzquiano, quien no se encontraba en el lugar, pero está siendo enjuiciado por denunciar ese hecho en su cuenta de Facebook.

El guardaparque Santa Cruz señaló, además, que aquel 30 de marzo no fue la primera vez que Cuevas lo agredió, puesto que hace cuatro años se habría producido otro incidente parecido, cuando el minero habría dicho que entrará al Madidi “por la fuerza y la presión”.

Santa Cruz relató ante la juez de la causa que Cuevas llegó al puesto de control dirigiendo un convoy de maquinaria pesada para la actividad minera, además de estar acompañado de varias personas, entre ellas al menos tres ciudadanos chinos. “Había retroexcavadoras, había volquetas cargadas de todos los materiales para trabajar en la actividad minera, había cisternas, camionetas cargadas de chavos: una especie de tanques donde aproximadamente van 400 litros de combustible”, relató.

El guardaparque, que estaba acompañado de otros defensores ambientales, le pidió que presente “la parte ambiental, la parte legal, la autorización del Sernap, licencia ambiental, y algunos requisitos más”.

“A don Ramiro Cuevas no le gustó nada que yo le haya pedido la parte legal y ambiental, entró en estado de rabia, se levantó de la silla, me amenazó, me intimidó, me gritó de todo lo que quería (…) ha venido hacia mi persona, quiso golpearme de manera física”, indicó el guardaparque.

Agregó que sus compañeros le pidieron que se resguardara en el campamento y en eso la esposa de Cuevas empezó a registrarle los bolsillos para tratar de encontrar audios que el Guardaparque hubiera grabado.

Y entonces “don Ramiro grita, eso se escucha en el audio, ´a este gran puta lo voy a enseñar´. En ese momento se estaba dirigiendo a su camioneta (…) presumiblemente haya ido a traer un arma porque en ese momento estaba super renegado, agresivo don Ramiro, ese rato había un caos fuerte, había bastante gente”, explicó Santa Cruz.

El abogado defensor de Cuevas, Santos Hannover, dijo que probará que su cliente estaba volviendo a la población de Apolo, que no tenía ninguna maquinaria y que tampoco portaba un arma. Por el contrario, dijo que demostrará que los guardaparques difamaron y calumniaron a cuevas en medios de comunicación y en páginas de internet. Indicó que lo llamaron “minero ilegal” y “ecocida”.

El mensaje a Uzquiano

Más tarde, aquel mismo 30 de marzo, Santa Cruz envió un mensaje a su compañero Marcos Uzquiano, que no estaba en el Madidi porque está asignado a otra reserva, para informarle lo que había pasado y para pedirle que gestione ayuda.

Uzquiano, según su propio testimonio, publicó en su cuenta de Facebook la información sin mencionar el nombre del minero, salvo sus iniciales, con la intención de que se precautelar la vida de Santa Cruz.

“Publico en mi cuenta personal los acontecimientos suscitados, teniendo el cuidado de no mencionar el nombre del señor Ramiro Cuevas, siendo cuidadoso para no caer en el delito de difamación y calumnia, con la intención de precautelar la vida de mi compañero, en resguardo de un bien público como es el patrimonio del pueblo boliviano y en ningún momento queriendo dañar la honra del señor Cuevas”, dijo Uzquiano.

El mismo guardaparque mencionó que Cuevas protagonizó otras situaciones tensas. Recuerda el otro caso de agresión contra Santa Cruz ocurrido el 2018 y un proceso administrativo por haber ingresado maquinaria sin autorización al parque Madidi, por lo que tuvo que pagar una multa. “Como esos hechos, ha habido varios. El proceder de Ramiro Cuellar se ha caracterizado por su conducta violenta y agresiva”, dijo.

La juez de la causa decidió convocar a una nueva audiencia, esta vez presencial, para el 29 de febrero en Apolo, donde se espera que Cuevas aporte prueba testifical, sin embargo, los guardaparques ya expresaron temor por su seguridad, tomando en cuenta que allá habitan muchos mineros.

También te puede interesar:

Comparte:

Noticias

más leídas

Segundo informe: Veeduría Ciudadana detecta irregularidades en la habilitación de al menos ocho postulantes

Día del niño y la niña para reflexionar: El primer trimestre hubo 14 infanticidios, uno cada seis días

Rubén y Valentina, dos adolescentes que lideran la defensa de los derechos de la niñez

Cámara de Diputados recibe proyecto para que huérfanos de feminicidios tengan ingreso directo a universidades, bono y alimentación

Sector pesquero exige suspender minería ilegal en ríos amazónicos y frenar la contaminación con mercurio

Personas con discapacidad persisten con su protesta en la ciudad de La Paz

Marcha de personas con discapacidad pide aumentar bono y cumplir inserción laboral

Obispos de Bolivia piden amnistía e indulto de presos injustamente privados de libertad