Cuatro de cada 10 personas creen que la educación universitaria es más importante para hombres que para mujeres

Derechos Humanos

|

|

Sumando Voces

Asistentes a la presentación de Ciudadatos, en diciembre pasado. Foto: Ciudadanía

Una encuesta del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y Ciudadanía revela que persisten los sesgos de género en Bolivia, incluso en niveles superiores a la media latinoamericana.

Uno de esos sesgos es el educativo. El estudio señala que “cuatro de cada diez bolivianas y bolivianos piensan que la educación universitaria es más importante para hombres que para mujeres”.

La encuesta sobre Normas Sociales y Roles de Género Discriminatorios en Bolivia fue realizada en noviembre y diciembre de 2022, pero su análisis fue presentado en diciembre de 2023 y está contenido en el boletín Ciudadatos Número 10. El boletín fue elaborado por Ciudadanía, Comunidad de Estudios Sociales y Acción Pública, con apoyo del UNFPA Bolivia.

Los datos obtenidos son representativos a nivel nacional y están estratificados para permitir representatividad de los siguientes grupos de municipios de interés: Cobija, Cochabamba – Sacaba, El Alto – La Paz, Sucre – Camargo, y el resto del país.

Otro de los sesgos identificados es el económico. De acuerdo a los datos de la encuesta, el porcentaje de población con sesgo económico en Bolivia alcanza al 24,4%. Es decir que casi uno de cada cuatro bolivianas y bolivianos piensa que los hombres tienen más derecho que las mujeres a acceder a un puesto de trabajo cuando estos escasean.

También ha sido analizado el sesgo de la integridad física, en dos componentes, el referido a la violencia de pareja, y el de los derechos sexuales y reproductivos.

El resultado indica que el porcentaje de población con sesgo de violencia en pareja en Bolivia alcanza al 23,9%. “Es decir que casi uno de cada cuatro bolivianas y bolivianos piensa que se justifica, en algún punto, que un hombre ejerza violencia contra su esposa o pareja”, señala Ciudadatos.

Entre tanto, el porcentaje de población con sesgo en derechos sexuales y reproductivos en Bolivia alcanza al 56,8%. “Es decir que más de la mitad de las bolivianas y bolivianos piensa que, en ningún caso, el aborto está justificado”, señala el reporte analítico.

El boletín se basa el Índice de Normas Sociales de Género (GSNI, por sus siglas en inglés) que produce el PNUD, y que en su última edición mide la persistencia de sesgos de género en 80 países del mundo, incluida Bolivia.

En relación con estas dimensiones, Bolivia presenta niveles de sesgo mayores al promedio latinoamericano en las dimensiones educativa, económica y, sobre todo, la de integridad física. Por el contrario, en la dimensión Política se observa un nivel de sesgo sensiblemente inferior en Bolivia respecto al promedio de América Latina y del mundo.

En sus conclusiones, el estudio establece que persisten los sesgos de género y su distribución en Bolivia. “Creemos que esta información es fundamental para avanzar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas -particularmente en el ODS 5: igualdad de género-, pero también en el resto de ODS debido a su naturaleza transversal e interrelacionada”, indica la publicación de Ciudadanía.

Puedes ver el boletín completo aquí:

CIUDADATOS_No10

También te puede interesar:

Comparte:

Noticias

más leídas

Avalancha de apoyo y reconocimiento de la sociedad civil a los guardaparques ante el juicio penal iniciado por un minero

Evidencian en la CIDH que defensores de derechos en Bolivia enfrentan “serios problemas” de protección estatal

Consejo Ciudadano de Personas con Discapacidad presenta propuesta de política pública para una educación inclusiva

Propuesta de política pública para personas con discapacidad sienta sus bases en tres ejes fundamentales

Se hizo justicia: Los guardaparques son absueltos tras un contundente apoyo de la sociedad civil

Una madre ciega y su hijo con síndrome de Down desafiaron la discriminación educativa

Relator de libertad de expresión en reunión con UNITAS

Propuesta de política pública para personas con discapacidad sienta sus bases en tres ejes fundamentales