Si ves las barbas del narco-terror arder…

Opinión

|

|

Sumando Voces

Roberto Méndez

Un conocido refrán nos dice que “Si ves las barbas de tu vecino arder… pon las tuyas en remojo”. Y las barbas… y la cabellera y todos los pelos del crimen organizado, principalmente vinculado con el narcotráfico, que en Ecuador el presidente Daniel Noboa Azin, llama terrorismo, están en llamas, mientras en Bolivia tenemos síntomas parecidos y hasta políticas repetidas; y ese mismo fuego que consume al vecino país, puede alcanzarnos en cualquier momento, si es que no lo está haciendo ya, de la mano de narcocarteles, de contrabandistas, de grupos de encapuchados armados que asaltan tierras; y sobre todo de ausencia de un Estado de derecho que tiene un Órgano judicial autoprorrogado ilegalmente en su periodo de funciones, un Legislastivo inactivo y dividido, un Ejecutivo sediento de poder que intenta aniquilar una de sus cabezas ideológicas y un Electoral que espera órdenes del poder de turno, de cara a las elecciones generales del 2025.

Después de una ola de violencia, Ecuador vive, desde este 8 de enero del 2024, un Estado de Sitio que desembocó en la “declaratoria de guerra” que formulara el presidente Noboa, principalmente después de la fuga de Adolfo Macías, alias “Fito”, jefe del grupo delictivo Los Choneros, una organización de alcance internacional, socio en el envío de cocaína con los carteles mexicanos especialmente, el cartel de Sinaloa; el Clan del Golfo de Colombia y el Comando Vermelho de Brasil, que anclaron sus redes en ese territorio junto a la Mafia Albanesa, y las italianas: “Ndrangheta” y “Cosa nostra”.

Los Choneros, originarios del cantón Chone de la provincia costera de Manabi, son jóvenes con edades entre los 18 y 30 años que desde el 2005 han librado una guerra sin cuartel contra la banda “Los Queseros”, a quienes prácticamente han exterminado para consolidarse como amos y señores en el tráfico interno de drogas y en el enlace con organizaciones internacionales y que, a la cabeza de Macías, se han subdividido en 12 pandillas o subgrupos, como ‘Los Lobos’, responsables de sangrientos motines carcelarios que desde el 2021 han dejado 400 muertos y que en general han provocado que en Ecuador, de 18 millones de habitantes, se eleve la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes en más de un 300%. En 2023 batió su récord histórico de homicidios con 7.878, de los que solo se resolvieron 584, según reportes oficiales.

Los analistas sociales observan que un elemento recurrente es que los protagonistas son muchachos delincuentes. Y eso queda confirmado con la imagen que ha quedado en la retina del mundo, luego que mozalbetes menores de 20 años, tomaran un canal de televisión, en plena transmisión al vivo, con granadas y le pusieran un cachorro de dinamita a uno de los presentadores, en un acto de desafío a las medidas del gobierno.

Esta escalada de violencia se ha cobrado la vida de varios políticos y candidatos de alto perfil. La manifestación más reciente y alarmante del dominio de las bandas criminales en Ecuador se evidenció con el asesinato del candidato presidencial independiente Fernando Villavicencio, generando una crisis de la que emergió Noboa de 35 años y que debe convocar a elecciones generales en el 2025.

Analistas observan que esta descomposición se acrecentó durante el gobierno del socialista Rafael Correa, desde el 2007 al 2017 y, así como su correligionario político, el presidente Evo Morales, expulsara a la DEA de Bolivia, en Ecuador se negaron a renovar un contrato para el establecimiento de una base militar de EE.UU que operaba desde 1999.

Asimismo ha influido la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a raíz de un acuerdo de paz con el Estado colombiano, Ecuador adquirió más protagonismo en el mercado internacional de la droga.

Pero en algo que coinciden plenamente Ecuador con Bolivia ha sido en la ausencia de Estado en algunas zonas dominadas por el crimen organizado, zonas costeras en el vecino país, o el Chapare en Bolivia, y la infiltración corrupta en las organizaciones encargadas de la seguridad y la justicia, como el caso del narcovuelo de media tonelada de droga o el Caso Marset, que dejan en situación de incertidumbre a los pobladores en general porque en nuestro país, un miembro del clan narco, Lima-Lobo llegó a un diario de Santa Cruz y un canal de Tv, en forma amenazadora.

–0–

Roberto Méndez es periodista

Las opiniones de nuestros columnistas son exclusiva responsabilidad de los firmantes y no representan la línea editorial del medio ni de la red.

Comparte:

Noticias

más leídas

Avalancha de apoyo y reconocimiento de la sociedad civil a los guardaparques ante el juicio penal iniciado por un minero

Evidencian en la CIDH que defensores de derechos en Bolivia enfrentan “serios problemas” de protección estatal

Consejo Ciudadano de Personas con Discapacidad presenta propuesta de política pública para una educación inclusiva

Propuesta de política pública para personas con discapacidad sienta sus bases en tres ejes fundamentales

Se hizo justicia: Los guardaparques son absueltos tras un contundente apoyo de la sociedad civil

Artesanos

¡Indignación! La justicia del más fuerte

La tentación de la jubilación forzosa a los 65 años