Día histórico y festivo: Challa sella su autonomía originaria con la aprobación de su estatuto por consenso

Democracia

|

|

Mery Vaca

Todos se agolparon frente al cartel del Sí al estatuto autonómico. Foto: Sumando Voces.

Las pinkilladas y moceñadas no dejaron de sonar el domingo 3 de diciembre en el distrito de Challa, provincia Tapacarí, del departamento de Cochabamba, donde miles de habitantes de los tres ayllus que habitan la zona se concentraron para aprobar el estatuto de su autonomía originaria.

No hubo necesidad de contar los votos porque todos, absolutamente todos los asistentes se alinearon delante del cartel que decía SÍ al estatuto autonómico, mientras que el cartel del NO colgaba desde un balcón sin que nadie le hiciera compañía.

Un dron sobrevolaba encima de los sombreros de los asistentes para tratar de cuantificar el apoyo que había recibido el Sí, mientras que un dirigente contaba fila por fila para anunciar desde la tarima que unas 4.200 personas habían aprobado el estatuto autonómico de Challa.

La fiesta entonces fue general. Música interpretada por los hombres y cantos de agudas voces femeninas inundaron el improvisado centro de eventos de Lacuyo, una especie de canchón, donde está naciendo la nueva autonomía indígena de Bolivia.

Challa es un distrito compuesto por los ayllus Aransaya, Urinsaya y Majasaya que, a su vez, tienen 12 territorios indígena originario campesinos (TIOCs). Sus habitantes son trilingües y mientras hablan combinan indistintamente el quechua, el aymara y el español. La vocación productiva de la zona es la agricultura, particularmente la siembra de papa, además de la crianza de llamas y el tallado de piedra laja, con la que se hacen los famosos batanes para moler la llajwa.

La alegría vivida este domingo no fue exagerada si se toma en cuenta que este proceso se inició en 2017 y que sólo seis años después llega a su término con la aprobación del estatuto autonómico. El siguiente paso es aprobar una ley autonómica, para luego proceder a la elección de las primeras autoridades que gobernarán Challa al margen del municipio de Tapacarí. Los dirigentes de la zona esperan que ese objetivo sea logrado hasta el febrero del próximo año, cuando se recuerda el aniversario del distrito.


Antes de su aprobación final por Normas y Procedimientos Propios, el estatuto pasó a control de constitucionalidad a cargo del Tribunal Constitucional Plurinacional que, en pocos meses, dio su visto bueno al documento, aunque antes pidió que un punto referido a la jurisdicción de la justicia indígena originaria sea subsanado.

De hecho, una de las protagonistas de la fiesta de este domingo fue la magistrada del TCP, Karen Gallardo, una cochabambina que hizo una parte de su discurso en quechua, que bailó una y otra vez con los presentes, que se declaró impulsora de las autonomías indígenas y que llevó de regalo una computadora y un escritorio para el naciente gobierno autónomo de Challa.

Poco antes de la aprobación les dijo a los presentes que con su autonomía “van a poder elegir a sus propias autoridades, van a poder decir cómo quieren ser administrados, como queremos nuestra vida. La Constitución del 2009 ha reconocido ese derecho de los pueblos indígenas originarios campesinos para ser autónomos, para tener una mejor vida, para vivir bien”. De hecho, los instó a “no tirar por la borda” el arduo trabajo de los impulsores de la autonomía, instándolos, de esa manera, a que se decantaran por el sí.

El evento contó también con la supervisión del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (SIFDE), entidad dependiente del Órgano Electoral que hace seguimiento al proceso y que en última instancia será la encargada de extender credenciales a las nuevas autoridades cuando sean electas.

El dron que sobrevolaba por encima de los presentes era justamente del SIFDE que estaba tomando evidencias del proceso con ese y otros aparatos tecnológicos.

La autonomía de Challa, pese a haber tomado varios años para consolidarse, no tiene oposición como ocurre en otros municipios. De hecho, el alcalde de Tapacarí, Bernardo Mamani, estuvo presente en el acto dando su aliento a la autonomía. Dijo que el proceso se ha iniciado para “buscar el desarrollo, el bienestar y progreso de Challa” y admitió que el municipio de Tapacarí, al ser uno solo, no da abasto con todas las necesidades.

Para la aprobación del estatuto ha funcionado desde 2018 una asamblea estatuyente, compuesta por 45 miembros, entre hombres y mujeres, quienes han tenido largas jornadas de deliberación y de socialización de los artículos del estatuto.

El presidente de ese cuerpo estatuyente, Eleuterio Flores, dijo que Challa quiere mantener su identidad, su cultura, su forma de pensar y su propia visión en los proyectos. Y, por supuesto, los recursos del IDH tendrán que fluir al futuro gobierno autónomo de acuerdo a su población.

“Seguramente vamos a tener asignación a través del Estado central, a través del TGN, IDH y también vamos a generar nuestros recursos propios”, dijo Flores antes de subirse a la tarima para conducir el acto.

Los estatuyentes fueron los encargados de redactar el estatuto. Foto: Sumando Voces

El proceso autonómico de Challa contó con el apoyo de cuatro instituciones: CENDA, el Programa NINA de la red UNITAS, AGRUCO y la Plataforma Boliviana frente al Cambio Climático. En representación de estas entidades habló el coordinador de NINA, Walter Limache, quien destacó que “este es un momento histórico para mostrarle al país que el proceso de las autonomías, a pesar de la falta de voluntad política del gobierno, sigue avanzando”.

Limache agregó que “este es un momento para demostrarles que el ejercicio de los derechos colectivos de los pueblos indígena originarios no va a ser detenido y vamos a avanzar”.

El estatuto

El estatuto que fue aprobado y que regirá la vida del gobierno autónomo de Challa estable principios, valores, derechos, deberes y una estructura organizativa que está encabezada por una asamblea de toda la población, que se denomina Mara Jach’a Tantachawi. Luego se establece un consejo de autoridades originarias, una asamblea originaria y un órgano de administración de justicia.

Finalmente, se crea una autoridad técnica administrativa, que será quien ejecute las decisiones tomadas por las otras instancias, tendrá una duración de cuatro años en sus funciones, pero podrá ser removida de su cargo por diversos motivos, entre ellos la corrupción.

Challa es la segunda autonomía originaria de Cochabamba, después de Raqaypampa. A nivel nacional, otras 15 están en proceso de aprobación de sus estatutos en el TCP, según la magistrada Gallardo.

Mira el video:

Mira la galería de imágenes:

También te puede interesar:

Comparte:

Noticias

más leídas

Segundo informe: Veeduría Ciudadana detecta irregularidades en la habilitación de al menos ocho postulantes

Día del niño y la niña para reflexionar: El primer trimestre hubo 14 infanticidios, uno cada seis días

Cámara de Diputados recibe proyecto para que huérfanos de feminicidios tengan ingreso directo a universidades, bono y alimentación

Rubén y Valentina, dos adolescentes que lideran la defensa de los derechos de la niñez

Sector pesquero exige suspender minería ilegal en ríos amazónicos y frenar la contaminación con mercurio

«¿Queremos que sigan las elecciones o no?” Legisladores develan estrategia arcista para paralizar las judiciales

Comisiones mixtas esperan informe de Veeduría Ciudadana para analizar al menos 8 casos irregulares

Sala Constitucional ordena paralizar preselección judicial por un amparo de candidata inhabilitada