Chaco sin quema: Dos comunidades del Territorio Movima inician la producción agroecológica 

Desarrollo

|

|

Sumando Voces

CEJIS

En plena época de chaqueo en tierras bajas, dos comunidades del Territorio Indígena Movima comenzaron a desarrollar sus parcelas dentro del sistema agroforestal sucesional (SAFS) que implica la producción agroecológica combinando cultivos arbustivos y arbóreos sin quemar la maleza derribada. Los chacos sin quema son una alternativa al chaqueo que utiliza el fuego para preparar la siembra, y en grandes magnitudes puede causar incendios forestales.

Las comunidades Cotoca de Moseruna y Carmen del Mato ubicadas en la Amazonía sur del Beni, dentro del Territorio Movima, tuvieron jornadas de trabajo para preparar sus respectivas parcelas. En suma, son dos hectáreas que las familias prepararon como primer paso de su ciclo agrícola. 

Una vez “limpiada” la parcela, la hojarasca y la madera muerta no se quema, sino que se dispone y ordena de manera que impida el crecimiento de maleza y permita la penetración de la luz solar para los cultivos productivos seleccionados. 

“Sucesionalmente, las especies de regeneración natural que se han conservado y los plantines que se introducirán conformarán el estrato arbóreo, mientras tanto, se necesita mucha irradiación solar para garantizar el desarrollo de los cultivos anuales y bianuales que se introducen en la implementación”, explica Roberto Rea, técnico del CEJIS que acompaña el proceso con las familias. 

Para el consumo y el mercado

En la comunidad Cotoca del Moseruna, distante a 73 km de San Borja, habitan principalmente personas adultas y de la tercera edad que carecen de servicios básicos, de educación y salud. Para llegar allí se debe viajar 60 km por carretera troncal y 13 km por el bajío (terreno que se inunda o empantana) de una estancia.

En Carmen del Mato, en cambio, tienen un buen acceso, su población ha permanecido en la comunidad y hay muchos jóvenes. Además, tienen un sistema de educación, aunque no servicios básicos como el agua potable.

Entre 2010 y 2020, los territorios indígenas en las tierras bajas del país sufrieron por el fuego de los incendios en el 42% del total de superficies tituladas. En 2023, el impacto de los incendios descontrolados alcanzó al 10% de las tierras de propiedad de los pueblos indígenas. Muchos de estos siniestros se originan desde propiedades privadas colindantes. 

En ese marco, el CEJIS acompaña a las comunidades con insumos técnicos y metodológicos en sus iniciativas productivas dentro de la Gestión Integral de Territorios Indígenas. Los chacos sin quema están entre esas iniciativas que utilizan las familias indígenas para producir maíz, frejol, yuca y plátano, además de cítricos y otras frutas que sirven tanto para su consumo como para llevar al mercado y garantizar su seguridad alimentaria, al mismo tiempo que permiten la apropiación y el control del territorio.

También te puede interesar:

Comparte:

Noticias

más leídas

Ciudadanía cumple 20 años trabajando por una sociedad activa y responsable

Tras recibir la denuncia del Ayllu Puñaca, la CIDH pide al Estado planes y plazos concretos contra la contaminación minera

El caso de la contaminación minera del ayllu Puñaca llega este lunes a la CIDH

El encuentro político del TSE se convierte en un cuadrilátero en el que evistas y arcistas miden fuerzas

Con Hamdan detenido y Lema acusado penalmente, advierten que recrudece la persecución política

Seminario internacional impulsa creación de hoja de ruta para promover la equidad de género en el sector minero

23 comunidades de Pilón Lajas firman acta para prevenir y combatir los incendios

Tiquipaya protesta contra la creación de una empresa intermediaria del agua y logra la anulación de una ley