¿Es el resentimiento motor o combustible de la política?

Opinión

|

|

Sumando Voces


Sonia Montaño Virreira

Desde hace un tiempo vemos un aumento de los conflictos entre grupos del MAS. Lo que comenzó como una lucha contra el “neoliberalismo” y por el “vivir bien” representada por Evo Morales en alianza con los llamados movimientos sociales, hoy se ha convertido en una disputa encarnizada entre él y el presidente Arce.

Muchos deben estarse preguntando – pareafraseando a Vargas Llosa- ¿cuando se jodió el “proceso de cambio”? La respuesta a esa interrogante es compleja y no es posible abordarla en una columna. Quiero detenerme sobre una dimensión que suele ignorarse en el debate político: el lugar del resentimiento en la vida cotidiana como señala la filósofa Cinthya Fleury en su libro Aquí yace la Amargura Cómo curar el resentimiento que corroe nuestras vidas “. En él ella pretende ver más allá de los hechos y prestar atención a la forma como las personas, los grupos y las sociedades procesan la amargura y el resentimiento, a veces buscando justicia e igualdad y otras disparándose a los pies por no poder dejar de rumiar la rabia y el odio vividos, imaginados e inventados. Eso es lo que están haciendo ambos dirigentes que han decidido adjudicarse mutuamente los defectos, delitos y errores de los que culpaban a los considerados neoliberales: narcotraficantes, racistas, corruptos por mencionar los más suaves.

La historia de Bolivia se ha contado no solamente, como suele decirse, desde el punto de vista de los ganadores ya que como nación no podemos exhibir grandes victorias; ha prevalecido también una mirada pródiga en resentimiento a los invasores de la colonia, a los chilenos que “nos quitaron el mar, a los indios a quienes se ha culpado de nuestro atraso y a todos cuanto pueden considerarse “el otro” visto como culpable de nuestro sufrimiento. Rara vez contamos sobre nuestros dolores convertidos en resentimiento. Digo bien el otro, porque salvo los aportes de investigadoras feministas, la “historia oficial” – reconozco que es una generalización- no incluye a las mujeres, salvo como actoras secundarias.

El libro de Fleury – cuya lectura recomiendo- permite una mirada hacia un aspecto que va más allá de los hechos subrayando la importancia de entender la lucha contra el resentimiento. Sus ideas pueden ser de gran utilidad para pasar de la sensación de impotencia que a menudo nos invade a enfrentar la construcción de una sociedad mejor. Sin duda que hay muchos campos como el de la igualdad, la economía, el medio ambiente, el estado de derecho, el sistema político y la educación que deben ser abordados en profundidad, pero nos haría mucho bien comenzar por eliminar el hábito de rumiar nuestras frustraciones y odios.

“Al amargado hay que enterrarlo”, dice la filósofa. Sí pues, todas y todos tenemos un amargado que nos habita al que muchas veces identificamos en un otro sin reconocer nuestra propia amargura. La autora nos enseña que el término clave para entender el resentimiento es la rumia. Sí, algo que nos produce dolor y rabia que puede permanecer en nuestras conductas por mucho tiempo aunque haya desaparecido el sujeto o motivo que las ocasiona, hasta convertirse en una manera de actuar contra todos y contra todo.

La envidia, los celos, el desprecio que ostentan algunos líderes políticos inclusive contra los que hasta hace poco eran sus hermanos es una muestra de la manera como el resentimiento y el sufrimiento vividos, heredados o inventados se han convertido en la forma de descalificar al adversario y antes de preguntarse si algo de lo que el o ellos hicieron estaba mal, prefieren acusar al “otro” de derechista y asignarle todos los rasgos que simbolizaban sus viejas frustraciones y odios.

Lo que hacen Evo Morales y sus partidarios para enfrentar a la otra fracción del MAS, hoy en el gobierno, muestra que ellos siguen rumiando y se han intoxicado con su propio veneno. Rumiar los argumentos que les sirvieron para llegar el poder, además de ineficaz, se ha convertido en la forma mas fácil de autoenvenenarse. Morales está pertrechado de esa rumia y busca disputarle a Arce la administración del estado. Y el Presidente, en lugar de innovar, ha preferido alimentarse de la carroña. Ambos dirigentes están disputándose la representación de la exclusión, la injusticia y el sufrimiento del pasado donde conviven verdades con falsedades, con las que se ha construido el relato de la reserva moral de la humanidad y otras frases cada día mas lejanas de la verdad.

Pero, sin duda, no es esta la única muestra del resentimiento, está diseminado el heredado del período de dominación colonial, la historia de los odios regionales y el racismo, están los dolores vividos en la familia y en la calle que se acumulan en una rumia. Tomar conciencia de esto debería llevarnos a una reflexión para reconocer nuestros resentimientos e intentar ver en las otras y en los otros, aquello que admiramos o tal vez envidiamos, y que sirva de reflexión para respetar y construir una comunidad democrática.

No son Evo y Arce los únicos que necesitan desintoxicarse, pero ayudaría mucho si ellos desde el lugar que ocupan dieran el ejemplo de escupir esos odios. El resentimiento además de servir de combustible que alimenta el motor de esa pelea nos lleva a la desesperanza y de paso, hace inviable la democracia.

–0–

Sonia Montaño es socióloga jubilada y feminista por convicción

Las opiniones de nuestros columnistas son exclusiva responsabilidad de los firmantes y no representan la línea editorial del medio ni de la red.

Comparte:

Noticias

más leídas

Segundo informe: Veeduría Ciudadana detecta irregularidades en la habilitación de al menos ocho postulantes

Día del niño y la niña para reflexionar: El primer trimestre hubo 14 infanticidios, uno cada seis días

Rubén y Valentina, dos adolescentes que lideran la defensa de los derechos de la niñez

Cámara de Diputados recibe proyecto para que huérfanos de feminicidios tengan ingreso directo a universidades, bono y alimentación

Sector pesquero exige suspender minería ilegal en ríos amazónicos y frenar la contaminación con mercurio

Dos años después de la muerte de Marco Antonio Aramayo

Infravaloración de las trabajadoras del hogar

Ignorancia constituyente y degeneración legislativa