A propósito de lo ocurrido en Ecuador

Opinión

|

|

Sumando Voces

Carlos Derpic

La noticia dio vuelta al mundo. La noche del viernes 5 y el amanecer del sábado 6 de abril, fuerzas policiales ecuatorianas irrumpieron violentamente en la embajada mexicana en Quito y se llevaron detenido al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, muy allegado al expresidente Correa.

Sobre Glas pesa una condena a ocho años de presidio por ilícitos relacionados con el famoso caso Odebrecht, que afectó a varios gobiernos latinoamericanos y, de hecho, cumplió ya cuatro años en una cárcel, obteniendo hace algún tiempo la libertad condicional a través de un Habeas Corpus. Luego de ello y ante la activación de otros procesos penales en su contra, por supuesta comisión de delitos en el ejercicio de la función pública, decidió asilarse en la embajada de México, la cual terminó por otorgarle asilo político hace unos días, luego de haberse rehusado a entregar a Glas a las autoridades ecuatorianas, en tanto estas dijeron que no le otorgarían salvoconducto porque era un delincuente común (¡cuánto parecido con el accionar de Evo Morales en relación con el senador Roger Pinto!).

Las reacciones han sido diferentes. Muchos países, incluida Argentina gobernada por un energúmeno como Milei, han condenado la decisión del gobierno ecuatoriano, porque viola flagrantemente el derecho internacional.

Expertos en la materia, también han hecho conocer sus puntos de vista contrarios a lo ocurrido. Uno de ellos, Diego García Sayán, dijo: “La irrupción con fuerzas uniformadas en una sede diplomática es un acto escandalosamente contrario al derecho internacional”. Haciendo una distinción entre lo que es la inviolabilidad de las misiones diplomáticas en el mundo y el derecho de asilo, dijo que lo ocurrido es muy grave por dos motivos: “Primero porque la irrupción viola las normas del derecho internacional de espacio diplomático, que no es territorio extranjero pero hay que respetar como tal” y, segundo, porque “se está afectando una obligación que es de origen latinoamericano: el respeto al derecho de asilo diplomático. Eso viene de la convención de Caracas, que tiene ya décadas (1954)”.

La OEA, a través de un comunicado, manifestó: “La secretaría general rechaza cualquier acción violatoria o que ponga en riesgo la inviolabilidad de los locales en las misiones diplomáticas”. El diario “El País” de España dice que “El organismo ha recordado que los Estados miembros tienen la obligación de ‘no invocar normas de derecho interno’ para justificar la violación de las obligaciones internacionales, entre ellas la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, vigente desde 1963”.

Otto Sonnenholzner, vicepresidente ecuatoriano entre 2018 y 2020 en el Gobierno de Lenín Moreno, cree que Glas no debió haber recibido asilo político, pero dijo que la invasión a la embajada mexicana fue un error grave que deja a Ecuador muy mal parado ante la comunidad internacional.

No han faltado quienes han expresado no sólo su acuerdo sino su satisfacción con la actuación del gobierno del presidente Noboa, justificando su punto de vista en el hecho de que Glas había sido condenado por la justicia ecuatoriana y no era ningún perseguido político. Entre los sostenedores de esta posición, algún desubicado escribió que “no se debe otorgar asilo político a comunistas”, como si estos últimos existieran en la actualidad y si los hubieran, no habría razón para negarles asilo.

En medio de estas maneras de ver las cosas, parece urgente reparar en aspectos importantes para el conjunto de las personas y no desde la óptica de posiciones políticas o ideológicas.

¿Pensaríamos igual si el que ordena allanar una embajada es un gobierno del llamado “socialismo” del siglo XXI?   ¿No nos indignamos muchos cuando el gobierno de Evo Morales negó el salvoconducto al exsenador Roger Pinto que se encontraba asilado en la embajada de Brasil?

Concluimos con una cuestión que no es menor: ni siquiera las dictaduras de la seguridad nacional o la narco-dictadura de García Meza en Bolivia se atrevió a tanto. Tampoco los militares norteamericanos allanaron la Nunciatura Apostólica en la que se había asilado el presidente panameño Antonio Noriega cuando Panamá fue invadida por ellos.

–0–

Carlos Derpic es abogado

Las opiniones de nuestros columnistas son exclusiva responsabilidad de los firmantes y no representan la línea editorial del medio ni de la red.

Comparte:

Noticias

más leídas

Proyecto de Acceso a la Información prevé obligar a funcionarios a dar información en 15 días o pueden ser destituidos de sus cargos

Denuncian que tala de árboles en Ixiamas afecta suministro de agua de 60 familias

Por cada tonelada de oro extraído se utilizan al menos tres toneladas de mercurio

Proyecto de «Ley Bukele» empodera a los policías y prevé sentencias exprés incluso con grabaciones

Un grupo de activistas ambientales en Ixiamas trabaja contra la destrucción de la Amazonía

Paradojas de lo indígena en Bolivia

Violencia. Sustantivo femenino

La mosca que cazó al águila (sobre María Corina Machado)