Una vigilia que sin conocerse se hizo familia y que recibió un reconocimiento

Democracia

|

|

Yenny Escalante

El 2 de junio de 2023, tras la toma violenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) protagonizada por un grupo afín al partido de gobierno, inició una vigilia para recuperar esas instalaciones. Los vigilantes no se conocían entre ellos, pero esos días y noches de apoyo a la presidenta de la institución, Amparo Carvajal, hizo que se convirtieran en una familia.

Cuidándose los unos con los otros pasaron decenas de jornadas en exteriores de la Asamblea: al frente, atrás y finalmente al lado de las oficinas, donde todavía continúan atendiendo casos de vulneraciones. Su labor ha sido reconocida por Carvajal en un acto celebrado el 10 de octubre en conmemoración a la recuperación de la democracia.

El 2 de junio, Édgar Salazar y sus adeptos tomaron la institución y se encerraron en ella. El representante se autoproclamaba presidente de la institución, pero los ocupantes mantenían cerrada la entidad mientras un contingente policial los resguardaba. Carvajal tuvo que iniciar una larga vigilia con apoyo de varios activistas para lograr recuperar la Casa de los Derechos Humanos.

La vigilia en la avenida 6 de Agosto para recuperar las instalaciones de la APDHB

Una de las activistas, Geovanna Ocampo, en declaraciones a Sumando Voces indicó que quienes sostuvieron la vigilia fueron un 90% mujeres, y que la situación fue muy dura por el hostigamiento que sufrían en las noches de parte de la Policía, de personas afines a Édgar Salazar y al Movimiento Al Socialismo (MAS). “Fue muy duro quedarse a dormir varias noches, hubo momentos muy intensos”, relató Ocampo.

Recuerda que la segunda noche en la que Carvajal estaba en la terraza, convocaron a más activistas para acompañarla con cánticos y con la vigilia, sin embargo, llegaron alrededor de 70 personas extrañas para atacar violentamente “con golpes y empujones”, donde incluso periodistas fueron agredidos.

La base de la vigilia no sobrepasó las nueve personas y en algunos momentos llegaban entre cuatro a cinco más, pero a pesar de ser un grupo reducido, lograron engranarse, conocerse más y cuidarse mutuamente. “De todo eso tratábamos de sacar lo mejor, tratar de distraernos, hablar, charlar, contarnos nuestras vidas y en realidad no nos conocíamos, fue ahí donde se entabló una linda amistad y voy a recuperar las palabras de Puka Reyesvilla: ‘La vigilia es familia’, porque teníamos que compartir desde las galletas hasta las mismas frazadas”, sostuvo Ocampo.

La vigilia para recuperar las instalaciones de la APDHB

Los vigilantes manifestaron que intentaban enfocarse en la parte positiva para no decaer en su lucha de defensa de la institucionalidad de la APDHB, una de las pocas instituciones que no ha sido tomada por el Gobierno y es un referente de la democracia y de la justicia. “Si dejamos que tomen la APDHB físicamente, ¿dónde podríamos ir a quejarnos? Es de conocimiento público que el Defensor de Pueblo es afín al gobierno de turno”, puntualizó Ocampo.

La activista Elva Roxana Bedregal Prado, más conocida como Coti, fue otra de las fieles vigilantes que se mantuvo firme en el objetivo de recuperar la Asamblea. Contó que esta causa es la más larga y continua que le tocó vivir. “Acompañar a Amparo Carvajal es una gran motivación porque es una mujer inquebrantable, es una mujer de convicciones fuertes y altamente motivadora”, refirió.

Dijo que Carvajal no conocía a sus acompañantes, sin embargo, tuvo que confiar. Esa vigilia hizo que todos se volvieron uno, así nació un compañerismo especial entre mujeres. Aclara que nunca percibieron a Amparo como una mamá o una abuelita, sino como una líder, como una guardiana a la cual había que apoyar.

Amparo Carvajal y activistas se instalaron en la calle.

Este 17 de octubre se cumplen 137 días de vigilia. Si bien ya se logró el retiro del grupo de Édgar Salazar de la Asamblea a través de la mediación del Cónsul de España, aún se deben conseguir los documentos necesarios para retomar las instalaciones, los cuales ya están en trámite.

Carvajal y las activistas se instalaron en la calle, al lado de la APDHB, sobre la avenida 6 de agosto, para continuar atendiendo los distintos casos que llegan. Aclaran que la vigilia terminará el día en que Carvajal vuelva a la Asamblea.

El 10 de octubre, en pleno Día de la Democracia, las y los activistas recibieron un reconocimiento por parte Carvajal, por la labor sacrificada que realizaron para lograr que Salazar y sus adeptos desocupen la Casa de los Derechos Humanos.

También le puede interesar:

Comparte:

Noticias

más leídas

Proyecto de Acceso a la Información prevé obligar a funcionarios a dar información en 15 días o pueden ser destituidos de sus cargos

Denuncian que tala de árboles en Ixiamas afecta suministro de agua de 60 familias

Por cada tonelada de oro extraído se utilizan al menos tres toneladas de mercurio

Proyecto de «Ley Bukele» empodera a los policías y prevé sentencias exprés incluso con grabaciones

Un grupo de activistas ambientales en Ixiamas trabaja contra la destrucción de la Amazonía

Asociaciones indignadas porque un policía ofreció 100 dólares para “resarcir” a periodistas agredidos

Una sentencia de la Corte IDH obliga al Estado a aprobar normativa de acceso a la información

Fracasa el diálogo convocado por Choquehuanca para decidir el futuro de las judiciales