Dos luchadores por la democracia perciben autoritarismo y plantean desafíos para la ciudadanía

Democracia

|

|

Sumando Voces

Sumando Voces. Fotos: ANF y Plan V

La generación que reconquistó la democracia hace 41 años, hoy alza su voz para denunciar autoritarismo de parte del Gobierno y para exigir una nueva acción ciudadana que permita reencauzar la democracia hacia los senderos del pluralismo, el respeto a los derechos humanos y las libertades.

Si bien la recuperación y consolidación de la democracia fue una tarea colectiva, conversamos con dos de sus actores más activos en la actualidad: Gloria Ardaya y Juan Del Granado. Ella es una sobreviviente de la masacre de la calle Harrington, donde ocho militantes del MIR fueron asesinados por la dictadura de Luis García Meza, y él fue el abogado que encarceló justamente al dictador García Meza. Ambos siguieron luchando y trabajando desde sus respectivas veredas por la democracia. Ella desde la academia, él desde la política.

“41 años después vivimos un retroceso de esa democracia que construimos con tanto esfuerzo”, sentencia Ardaya. Agrega que este “fuerte déficit democrático se debe a los gobiernos autoritarios —no digo dictatoriales, sino autoritarios—, que consideran que por haber obtenido un voto mayoritario, creen que pueden gobernar de espaldas al conjunto de la sociedad”.

Explica que estos gobiernos, liderados por el MAS, consideran que sus militantes y no el pueblo boliviano son depositarios de la democracia. “Es un partido el que gobierna pensado en sus intereses personales, en la reproducción del poder y no en lo que le interesa al pueblo boliviano”, dice.

Y, ante esta realidad, Ardaya invoca a la ciudadanía para “construir un interés nacional que nos permita avanzar y reconducir la actual democracia, donde haya pluralismo, donde haya cabida para el disenso y para los consensos”, porque “estamos ante una disyuntiva muy jodida entre democracia y autoritarismo. Hay que volver a los cauces de la democracia para que seamos sujetos de derechos, para engrandecer a nuestra patria”.

“41 años después que reconquistamos la democracia a costa de muchísimo sacrificio, estamos en ese objetivo de volver a retomarla y ponerla en los cauces del pluralismo, de los intereses nacionales y de enfrentar los graves problemas que afectan a la sociedad boliviana”, convoca.

Retrocesos y desafíos

Juan Del Granado considera que en estos 41 años hubo avances, pero también retrocesos y crisis. Y, los retrocesos son dos, a decir del jurista. El primero es no haber encarado de forma suficiente el racismo, la exclusión, el centralismo, el autoritarismo, el extractivismo. Tal es así que estos males “no han podido ser removidos y han generado permanente descontento en estos 41 años de vida democrática”.

Y, el segundo, dice, es “la práctica autoritaria de todos los gobiernos, pero especialmente en esta última década”. Explica que el autoritarismo, que es esa visión intolerante respecto al adversario y a la disidencia, “ha malogrado gravemente la relación entre estado y sociedad, el autoritarismo ha recortado los derechos democráticos, ha restringido las libertades y ha deteriorado la convivencia democrática entre los bolivianos”.

Frente a esta realidad, también son dos los desafíos de la ciudadanía, según Juan Del Granado. El primero es “el esfuerzo colectivo que tenemos que realizar para remover de las estructuras del poder al autoritarismo y avanzar en una vigencia plena de la vida democrática”.

Y el segundo es la renovación. “Requerimos una renovación no solo en los comportamientos sociales, sino una renovación de la conducción política, del liderazgo político. No solo estoy hablando de las personas, sino de una propuesta de visión de país frente a los agotamientos en las estructurales gubernamentales que hemos sufrido en estos 41 años”.

¿Qué dice la gente?

El autoritarismo del que hablan estos dos luchadores por la democracia también es percibido por la ciudadanía. En una reciente encuesta de UNITAS, el 77% de los consultados se declara insatisfecho o muy insatisfecho con la democracia, el 82% percibe amenazas a los líderes sociales y defensores de derechos, y la mayoría aplaza a las instituciones del Estado.

Analistas consultados por Sumando Voces, entre ellos Andrés Gómez y María Teresa Zegada, perciben que la insatisfacción está orientada a las instituciones estatales y no al sistema democrático como tal, que si bien es imperfecto, es el mejor para la sociedad.

También te puede interesar:

Comparte:

Noticias

más leídas

Persecución: Tres autoridades de la jurisdicción indígena de Zongo son procesadas por la justicia ordinaria por denunciar la minería ilegal

Nace el movimiento Guardianes del Guadalquivir para proteger la cuenca emblema de Tarija

Archondo: Cualquier atisbo de que Arce ha tomado una posición más moderada, podría permitirle a Morales atacarlo más

“Profundamente preocupado”, relator de la ONU pide al Estado boliviano dejar de perseguir a defensores ambientales

Día del niño y la niña para reflexionar: El primer trimestre hubo 14 infanticidios, uno cada seis días

Segundo informe: Veeduría Ciudadana detecta irregularidades en la habilitación de al menos ocho postulantes

Elecciones Judiciales: 28% de postulantes habilitados a la siguiente fase son mujeres y 72% son hombres

Juristas preocupados porque funcionarios, prorrogados y postulantes con graves denuncias están habilitados