Madre Tierra – Pachamama, reflexiones para una conciencia crítica

Opinión

|

|

Rodolfo Huallpa

Usar “Madre” para referirnos a nuestra casa común, a nuestro planeta ya significa mucho, es un desafío para la humanidad volver a ver, tratar e interactuar con la naturaleza como sujeto que es y no como un simple objeto, es además recordar que somos pasajeros circunstanciales y que ella sin nosotros podría sobrevivir, pero nosotros sin ella no lo haríamos.

Decirle Madre a nuestro planeta es la necesidad de tratarla como tal, honrarla, respetarla, agradecerle por la vida que nos dio y el sustento que diariamente nos proporciona, es cuidar su salud porque al final es la salud de la humanidad y de sus otros hijos, llamémosles plantas u animales, ríos, lagos océanos o montañas, suelo o aire, partes de un todo con el cual formamos una gran familia tal como nos enseñaron nuestras abuelas y abuelos cuando llamaban a cualquier componente de la naturaleza hermana o hermano, taita o mama.

Día Internacional de la Madre Tierra

Cada 22 de abril, se celebra en el mundo el Día Internacional de la Madre Tierra, que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) «Madre Tierra» es una expresión común utilizada para referirse al planeta Tierra en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos.

Ya desde 1970 se celebraba en esta fecha el Día de la Tierra, pero la Organización de las Naciones Unidas (ONU), emitió el 22 de abril del 2009, una resolución proclamando la fecha como el Día Internacional de la Madre Tierra, solicitando que sus Estados miembros ayuden a proteger la Tierra y sus ecosistemas.

En este sentido, el planeta y todos sus ecosistemas que lo componen representan para la humanidad nuestro “hogar”. La ONU también manifiesta que, para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y el planeta. Con este día, asumimos, además, la responsabilidad colectiva, que se plasmó en la Declaración de Río de 1992, de fomentar esta armonía con la naturaleza y la Madre Tierra, ratificado y complementado en la declaración de Rio + 20 el año 2012.

Cada 22 de abril, aunque aun retóricamente y cargado de buenas intenciones, el mundo celebra el Día Internacional de la Madre Tierra para recordar que el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento, tenemos una relación de interdependencia y por tanto de responsabilidad hacia ella. Por esto, el 22 de abril nos da la oportunidad y exige al mismo tiempo de concienciar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que la afectan y a las diferentes formas de vida que en él se desarrollan.

El día lunes 22 la localidad de Macha perteneciente al municipio de Colquechaca de la Provincia Chayanta – Norte de Potosí, fue el sitio escogido por el Instituto Politécnico Tomas Katari – IPTK para realizar la celebración del Día Internacional de la Madre Tierra, mostrando a la población el trabajo que hace en promover la economía plural, cuidar el medio ambiente, desarrollar potencialidades productivas y usar con más responsabilidad los bienes naturales prestados por la naturaleza orientados a garantizar nuestra seguridad alimentaria y subsistencia pasajera que tenemos como humanidad.

Agosto, mes de la Madre Tierra

Cada 31 de julio hay un movimiento del corazón subconsciente en cada boliviana y boliviano, que se afana por preparar el recibimiento del nuevo mes, agosto el mes de la Madre Tierra, de la Pachamama, algunos hacen rituales en sus casas o van a las “wacas”, otros encienden velas, o algunos simplemente le hablan de corazón a corazón, todos con un patrón común, el agradecimiento, por la vida, por lo que nos pudo dar, sea esto material o inmaterial, y también por lo que no permitió nos llegue y afecte. El Agradecimiento es una virtud humana que se manifiesta en todo su esplendor en este mes haciéndonos aflorar sentipensamientos hacia aquel SER que nos dio la vida y la llamamos Madre.

Las abuelas y los abuelos nos enseñaron con su profunda sabiduría, que agradecer es el camino a la felicidad plena y autentica, pues solo así uno puede ver lo que tiene delante suyo, valorarlo y cuidarlo, nos enseñaron que la vida es el milagro más grande que día a día se muestra frente a nuestros ojos y nos quiere mostrar lo bendecidos que somos. Nos enseñaron valores que debemos volver a practicarlos si queremos evitar una catástrofe no solo para el planeta, sino también para la humanidad y la vida.

Cambio Climático

El cambio climático, representa en la actualidad una de las mayores amenazas para la humanidad, el planeta y la vida, la cual es consecuencia de las acciones insostenibles y hasta irresponsables de hombre, que tienen implicaciones directas en la vida de las generaciones futuras. Así es importante preguntarnos, ¿el planeta es herencia de nuestros padres o préstamo de nuestros hijos?

Con motivo del décimo aniversario del Día de la Madre Tierra, este 22 de abril se celebró el noveno Diálogo sobre armonía con la naturaleza de la Asamblea General, en la Sede de la ONU de Nueva York, en el Salón del Consejo de Administración Fiduciaria. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el Acuerdo de París fomentan la cooperación internacional entre las partes (Estados miembro) sobre educación, formación, concienciación pública, participación pública y acceso público a la información sobre el cambio climático.

El Diálogo Interactivo gira en torno al tema La Madre tierra en la aplicación de la educación sobre el cambio climático. Va a servir para discutir las contribuciones de Armonía con la Naturaleza en garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus impactos, e inspirar a los ciudadanos y las sociedades a reconsiderar cómo interactúan con el mundo natural en el contexto del desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y la justicia climática, para garantizar que las personas en todo el mundo tengan la información y el conocimiento necesarios para alcanzar el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza.

El próximo 23 de septiembre de 2019 se tiene previsto celebrar la Cumbre del Clima, organizada por el Secretario General Antonio Guterres, para buscar mecanismo efectivos que hagan frente al cambio climático y acelerar la implementación del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

La Visión, desafíos y trabajo del IPTK con la Madre Tierra

El IPTK asume para el periodo 2019 – 2025 un horizonte institucional ligado a la filosofía del Vivir Bien y para esto se traza cuatro líneas estratégicas con las cuales trabajar; 1. Revolucionar el conocimiento, 2. Trabajar por y con la Madre Tierra, 3. Recuperar la Dignidad de Genero y 4. Promover la Salud para todas y todos.

En este artículo consideraremos la línea estratégica II, Madre Tierra la cual tiene como objetivo estratégico: Contribuir en la construcción de un modelo de desarrollo alternativo al capitalismo, que nos permita relacionarnos en armonía entre seres humanos y con la madre tierra para una vida digna.

Su objeto intermedio o trienal para el periodo 2019 – 2021 propone; Contribuir al desarrollo económico de las familias, a través del uso y aprovechamiento responsable de los bienes naturales, el cuidado del medio ambiente, mitigación-adaptación de los efectos del cambio climático y garantizar así una seguridad alimentaria con soberanía.

Las líneas de acción sobre las cuales trabaja son cuatro: 1. Medio ambiente y Cambio Climático, 2. Economía plural, 3. Seguridad y Soberanía Alimentaria y 4. Bienes Naturales y Biodiversidad.

Estas líneas de acción se ejecutan mediante las siguientes pautas ideológicas: Apoyar la producción agropecuaria familiar y comunitaria para asegurar la alimentación. Mejorar la calidad de la nutrición de las personas. Promover la agroecología como producción alternativa. Defender a la Madre Tierra, la naturaleza y el medio ambiente. Reconocer la coexistencia, cuidando la relación positiva de la economía plural. Formar y apoyar la capacitación técnica y la organización en el ámbito económico-productivo con un enfoque agroecológico.

Bajo estos objetivos, líneas de acción y pautas ideológicas el trabajo de la Unidad II Madre Tierra busca contribuir en la concienciación y sensibilización pública del mal trato y mal uso que como humanidad estamos haciendo de los bienes del planeta, poniendo en riesgo la supervivencia de las siguientes generaciones y especialmente del planeta mismo.

A manera de conclusiones

El cambio climático es una realidad que día a día se agrava y que parecería aun mucha gente no quiere ver y responsabilizarse, pero más preocupante es la actitud de los gobernantes de muchos países, especialmente de aquellos que más están contribuyendo para el acelerado cambio climático, destrucción de los bienes naturales y búsqueda irresponsable de hacer crecer sus economías como si un día en que no tengamos ya tierra ni agua para cultivar alimento el dinero se podría comer.

No es posible buscar un crecimiento infinito de la economía mundial sobre una base finita como son los bienes naturales del planeta, no es posible un progreso que benéfica solo al 1% de la humanidad, no es posible pensar mezquinamente en tener todo para uno y olvidarse de las siguientes generaciones, que calidad de aire, suelo y agua les dejaremos, que base tendrán nuestros hijos y nietos si ahora no cuidamos lo que aún queda.

Hace muchos años, el jefe de un pueblo en una carta a un presidente norte americano dijo: … La tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra, …… Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo ….. La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos. (Carta del Jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce en 1854).

Conciencia es lo que necesitamos cultivar la humanidad, sin ella el futuro es incierto, conciencia crítica para levantar además la voz y amplificar lo que desde hace décadas clama la Madre Tierra y muchos de sus hijos, conciencia crítica constructiva, para desarrollar alternativas civilizatorias a la modernidad que entro en crisis global con su modelo de desarrollo occidental. Tenemos una oportunidad, una herencia, nuestras abuelas y abuelos nos mostraron un camino, ahora lo conocemos como el VIVIR BIEN.

J. Javier Zárate R.

Responsable de la Unidad II A Madre Tierra – IPTK

Comparte:

Noticias

más leídas

Ciudadanía cumple 20 años trabajando por una sociedad activa y responsable

Tras recibir la denuncia del Ayllu Puñaca, la CIDH pide al Estado planes y plazos concretos contra la contaminación minera

El encuentro político del TSE se convierte en un cuadrilátero en el que evistas y arcistas miden fuerzas

Con Hamdan detenido y Lema acusado penalmente, advierten que recrudece la persecución política

Palos Blancos y Alto Beni entregan sus mapas a la AJAM para que garantice territorios libres de minería

Propuestas ciudadanas

Acomodando la realidad a la teoría

Feriado bancario, feriado golpista