Basados en nuevo informe, weenhayeks rechazan contaminación del río Pilcomayo

Sin categoría

|

|

Yenny Escalante

Sumando Voces/Foto: El Periódico

El pueblo indígena Weenayek rechaza toda aseveración que señale que el río Pilcomayo y sus peces estén contaminados. Por lo tanto, ellos, como pescadores que viven de esa fuente de ingreso, continúan consumiendo y vendiendo este alimento psícola, así lo señaló el Capitán Grande Pablo Rivero. Por el contrario, informó que están preocupados por las obras civiles de Argentina y Paraguay que perjudican la actividad pesquera del sur de Bolivia.

“Nos basamos en los informes técnicos de los resultados obtenidos en la toma de muestras efectuadas en cinco puntos en un tramo del río Pilcomayo. El Ministerio de Medio Ambiente, la Universidad, Cambio Climático y Gestión de Desarrollo Forestal han hecho estos estudios, (…) la conclusión de este informe técnico que viene del INSO (Instituto Nacional de Salud Ocupacional) recomienda que los niveles de peligrosidad estarían muy bajos, por lo tanto, no hay riesgo”, sostuvo el líder indígena.

El 23 de julio de 2022, un dique minero ubicado en la zona de Agua Dulce, de Potosí, se rompió y desechó elementos tóxicos en la cabecera del río Pilcomayo, lo que generó alerta en la población por una posible contaminación. En dos oportunidades, varias instituciones realizaron un análisis de muestras de agua tomadas de cinco puntos de este afluente. Los resultados indicaron la primera vez que había altos niveles de contaminación en ciertos puntos, pero en la segunda indicaban que en las áreas donde hay poblaciones humanas el agua es apta para consumo, así como los peces.

Entonces, de este último argumento, que es apoyado por el Viceministerio de Medio Ambiente, se respaldan los indígenas weenhayek que se sienten molestos con la Gobernación de Tarija por advertir que no es recomendable consumir el sábalo del Pilcomayo, situación que perjudica a los pesqueros y a los indígenas que viven de esta actividad.

“Para nosotros no existe esa tal peligrosidad (…) Supuestamente, (por las noticias), la carne del pescado se convertiría en algo totalmente nocivo, peligroso, con sustancias tóxicas, pero no es así, la gente sigue consumiendo, nosotros seguimos consumiendo, ahorita mismo estamos consumiendo en casa. Pero tampoco vamos a ser ignorantes, tal vez sí hay metales pesados que han afectado a los ríos, pero que sea nocivo la carne del sábalo no se ha visto en la población”, señaló el Capitán Grande.

Agregó que, como en todas las ciudades, la gente se enferma de diabetes y cáncer, y no por ello se debe culpar a la alimentación psícola. Finalmente, puntualizó que “pareciera que hay una intencionalidad mediática para perjudicar” a la actividad pesquera de los weenayeks.

Tras la rotura del dique minero, la Gobernación de Tarija junto con el Servicio Departamental de Salud (Sedes) realizaron estudios periódicos del agua y la carne del sábalo y concluyeron que tanto el río como los peces del Pilcomayo tienen un elevado grado de contaminación de plomo y mercurio y son un riego para el consumo humano.

El secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Efraín Rivera, el 4 de septiembre de este año manifestó que no se debe jugar con la salud de las personas ni la estabilidad de los recursos naturales, y anunció que presentarán sus resultados a Argentina y Paraguay para que también realicen sus análisis.

 “Preocupado por las declaraciones del viceministro (Magina) Herrera al decir que no tenemos contaminación en el río Pilcomayo y yo quiero ser contundente, responsable y dar el descargo correspondiente que tiene la Gobernación, ya hemos generado políticas públicas para lo que será el saneamiento del Pilcomayo y también del río Guadalquivir”, explicó Rivera.

El Secretario duda sobre el tipo de muestra extraída para el segundo estudio realizado por el INSO. “Lamentablemente hay un nuevo informe del mismo instituto, que, según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, indican que los parámetros están dentro de lo permisible o bajo de la norma y yo tengo la gran duda de que pescado habrán tomado las muestras, de qué punto de agua o de qué lugar lo hicieron”, expresó el Secretario.

Obras civiles en el extranjero, un perjuicio para Bolivia

El capitán grande el pueblo indígena Weenhayek, Pablo Rivero, señaló que, en la localidad de Lomitas, en la provincia de Formosa, Argentina, se construyó un puente para conectar ese país con Paraguay, lo que causó una alteración en el cauce del río y, por ende, la disminución de los peces que llegan a Bolivia.

“En la parte de Argentina han hecho un terraplén que atraviesa el río Pilcomayo y se han abierto compuertas y de esas compuertas han tratado de controlar el cauce del río y se ha hecho un bañado grande y lo han decretado como un patrimonio cultural y turístico para Argentina. Con la acumulación de las aguas del Pilcomayo riegan a grandes extensiones de sembradíos, nosotros hemos visitado ese lugar”, manifestó Rivero.

Dijo que allí las aguas se acumulan cada vez más y en Bolivia disminuyen los caudales. En ese sentido, los municipios de Villa Montes y Yacuiba declararon al sector pesquero como «zona de desastre», los cuales son respaldado por dos normativas.

“Hay un terraplén que impide (la fluidez de) las aguas del Pilcomayo y hay un terraplén que impide también la migración de los peces. A lo largo del tiempo esto ha venido afectando y acumulando consecuencias”, dijo a tiempo de informar que el municipio villamontino ya envió maquinaria pesada para volver a encausar las aguas del Pilcomayo. También pidió ayuda a la Gobernación para dar solución a este problema que perjudica a este pueblo indígena del sur de Bolivia.

Comparte:

Noticias

más leídas

Proyecto de Acceso a la Información prevé obligar a funcionarios a dar información en 15 días o pueden ser destituidos de sus cargos

Denuncian que tala de árboles en Ixiamas afecta suministro de agua de 60 familias

Por cada tonelada de oro extraído se utilizan al menos tres toneladas de mercurio

Proyecto de «Ley Bukele» empodera a los policías y prevé sentencias exprés incluso con grabaciones

Un grupo de activistas ambientales en Ixiamas trabaja contra la destrucción de la Amazonía

FENTRAB conmemora su XII aniversario con una marcha y a la expectativa de un acercamiento con el Gobierno

Intentaron detener operativo del Sernap contra minería ilegal en Parque Cotapata

Tras trifulca, Cámara Baja aprobó tres préstamos internacionales; oposición denuncia a «traidores»