Ante la política del gaslighting y la posverdad ¡datos abiertos YA!

Opinión

|

|

Sumando Voces

Daniela Leytón Michovich

Gaslighting y posverdad van de la mano, les encanta tomar gelatina en la plaza Murillo y reírse de todos. Viven en cada búnker gubernamental, en cada discurso oficial, se reproducen como minions en los medios de comunicación estatales y en aquellos en los que los líderes del partido tienen sus acciones invertidas. Su misión es generar confusión y olvido.

Mientras la posverdad funciona como un paraguas para capturar lo colectivo, el gaslighting penetra en cada espacio personal: causa ansiedad, desorientación y angustia. Así, existen varias formas de confundir, algunas son: crear un enemigo, flexibilizar la institucionalidad a gusto, utilizar un léxico leguleyo, controlar el conocimiento y el acceso a la información, manipular la participación, crear doble función en distintas organizaciones estatales, redireccionar las demandas, distorsionar los hechos.

A pesar de esto, debemos rescatar que la sociedad boliviana siempre fue muy despierta, nos toca dar un paso más. Constitucionalmente, las bolivianas (os) tenemos derecho a la rendición de cuentas sin parafernalia (con indicadores objetivos y comparativos), acceder a la información pública de forma transparente y en un lenguaje claro, a participar sin ser condicionados. Tenemos derecho a conocer, revisar y exigir sin miedo a ser perseguidos, procesados o encarcelados.

Por ejemplo, entre la información a la que se debe tener acceso está: el debate y el voto en el Pleno de la Asamblea, los proyectos de ley que están en debate, quiénes lo presentaron, cuáles fueron los proyectos rechazados y por qué, quienes financian a los partidos políticos, la lista de los feminicidas sentenciados (lo que hace años exige María Galindo), el padrón electoral, los presupuestos gubernamentales al detalle y su ejecución, los contratos y licitaciones con datos de consultores/empresas a cargo y su relación con el gobierno o el partido, la trazabilidad de trámites, métricas e indicadores de desempeño de los programas, planes y servicios públicos, información sobre el proceso de contratación, la hoja de vida y las evaluaciones de desempeño de los funcionarios públicos por parte del ciudadano, las auditorías internas y externas al aparato gubernamental y su gestión.

Hablemos de gobierno abierto ahora, pero de gobierno abierto de verdad. Mi nombre es Daniela Leytón Michovich, ciudadana nómada latinoamericana, apasionada por el conocimiento, la ciencia, la anarquía y el arte. Tengo una formación como psicóloga política, especialista en análisis y transformación de conflictos sociales, magíster en Estudios de la cultura y PhD(c) en Estudios Latinoamericanos. Como docente tengo experiencia en las materias de neurología, psicofisiología, psicología de la comunicación y otras asignaturas más vinculadas a la sociología y ciencia política. Durante gran parte de mi vida fui activista en derechos de los pueblos indígenas y la lucha feminista, actualmente presido una Red internacional académica-activista interesada en las epistemologías y geografías feministas.

El gato de Schrödinger será el seudónimo que me acompañará en este espacio. Aquí reuniré los temas que motivan mi interés y que giran en torno a: los enfoques de género, las neurociencias, el gobierno abierto, la gobernanza y los vínculos entre la tecnología y la sociedad. Mi objetivo es aportar con una lectura crítica que permita despertar su curiosidad en estas cuestiones tan urgentes, promover la reflexión, las diversas posibilidades para imaginar y construir el cambio social que tanto necesitamos.

¡Les agradezco por acompañar este viaje! Les invito a seguirme en la columna de Sumando Voces los días viernes con periodicidad quincenal.

–0–

Daniela Leytón Michovich es psicóloga política y cientista social (El gato de Schrödinger)

Las opiniones de nuestros columnistas son exclusiva responsabilidad de los firmantes y no representan la línea editorial del medio ni de la red.

Comparte:

Noticias

más leídas

“Agua sí, oro no”: una marcha multitudinaria alza la voz por la Amazonía con la promesa de tomar acciones en su defensa

Buscan articular la defensa de la Amazonía desde Rurrenabaque y San Buenaventura con representantes de nueve países

FOSPA 2024: cerca de 1.200 personas participan con 4 líneas de acción de la Amazonía para el mundo

Se abre el XI FOSPA con rituales, un minuto de silencio, llamados a la resistencia y rechazo a la destrucción de la Amazonía

Tacana, el pueblo que rechaza la palma africana y el oro, y que quiere ser una autonomía indígena

El pelo en la sopa de Claudia Sheinbaum

Periodismo y democracia

Litio y uranio para Putin ¿qué para Bolivia? (I)